Skip to main content

BUENOS DÍAS. Por ANTONIO GARRIDO / “Lo que más inquieta es que en España todos se preguntan: ¿qué va a pasar? Casi nadie se pregunta: ¿qué vamos a hacer? (Julián Marías). Un día como hoy, en 1914, nacía el filósofo, sociólogo y ensayista español, uno de nuestros grandes autores, discípulo y amigo de Ortega y Gasset, y la frase inicial viene que ni pintada para este día en que se cumplen siete años de la primera manifestación de la entonces plataforma ciudadana Jaén Merece Más, que resultó histórica por marcar un antes y un después en la actitud de una ciudad que abandonaba su tradicional actitud de pasividad. Ya lo creo que lleva razón Marías, ¿y nosotros, qué vamos a hacer? Por eso me alegro de que lo ocurrido hace siete años y sus consecuencias posteriores, fueran una lección de democracia y de compromiso, con lo caro que se vende el compromiso, con una ciudad y una provincia que se merece mucho más y que salía a la calle primero para soltar el lastre de la rémora histórica de su resignación, y segundo para advertir a quienes mandan de que ya debería acabar el castigo y el maltrato a un pueblo bueno que siempre dio más que recibió. En definitiva, es la hora de invertir en futuro y está bien recordarlo a todas las administraciones para que se enteren. El novelista francés Víctor Hugo escribió algo que puede definir bien la situación: “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”. Y lo podemos rematar con una preciosa idea de la gran defensora de los derechos sociales, Eleanor Roosevelt: “El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños”. Muchos creemos y deseamos tener una fe ciega en esta maravillosa ciudad llamada Jaén…Una sentencia de Nelson Mandela: “Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos”. Y es verdad, rodearse de aduladores o de gente que no te haga ver la realidad de las cosas, no conviene. También es nocivo el sectarismo. Como dice Nietzsche, aunque ser independiente es cosa de una minoría, “es el privilegio de los fuertes”… Además, merece un recuerdo el filósofo, novelista y escritor suizo Henri Fréderic Amiel, especialmente conocido por la autoría de su célebre Diario íntimo, que empezó a escribir atormentado por la enorme desproporción entre la vida soñada y la vida real, y armado de un bisturí crítico despiadado, que ejerció con la obsesión de conocerse a sí mismo hasta el masoquismo. Estas son algunas de sus frases: “Lo que gobierna a los hombres es el miedo a la verdad”, “Nada se parece tanto al orgullo como el desánimo” y “No niego los derechos de la democracia, pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo”…También rescatamos a la escritora italiana Grazia Deledda, que fue Premio Nobel de Literatura y cuya obra se basa en vivencias poderosas de amor, dolor y de muerte, sobre las que plantea el sentido del pecado, de la culpa y la conciencia de una inevitable fatalidad. Dos testimonios suyos: “¿Es posible que no se puede vivir sin hacer daño a los inocentes?” y “Cambiamos todos, de un día a otro, por lentas e inconscientes evoluciones, ganadas por aquella ley ineludible del tiempo que ahora deja de borrar lo que escribió ayer en las misteriosas tablas del corazón humano”… Una frase del escritor ruso Fiódor Mijálovich Dostoyevski: “Se han acostumbrado. Al principio derramaron unas lagrimitas, pero después se acostumbraron. ¡Miseria humana! A todo se acostumbra uno”…Una cita del poeta Octavio Paz: “La libertad no necesita alas, lo que necesita es echar raíces”.

Dejar un comentario