EL NUEVO CURSO

Miguel J. Segovia

2 Septiembre 2018
EL NUEVO CURSO

Dicen que oficialmente hemos empezado un nuevo curso, académico puede que sí pero el político no se ha cerrado este año. Menudo veranito nos ha dado Pedro NoNo con la momia de Franco, los lacitos amarillos, los Aquarius, y las colocaciones de su señora y amiguetes, que no mienten en sus currículum, sólo los adornan, quienes mienten de verdad son los del PP. El okupante de la Moncloa y su socio Pablenin han pensado que lo mismo que se hace en Venezuela, no necesitan para nada al Poder Legislativo teniendo decretos ley a su alcance. Y lo mismo firman decretazos para sacar la momia de Franco, que para cargarse el Senado, que para modificar el Código Civil y la Ley de Violencia de Género, que para entregar la RTVE a Podemos para implantar una televisión bolivariana después de haber concluido una purga al estilo estalinista de profesionales sin precedentes en la democracia. El PSOE ha convertido una figura legal prevista en la Constitución para circunstancias excepcionales en la forma ordinaria de legislar con absoluto desprecio a la Constitución y a las Cámaras, cuya composición no es de su agrado. Y lo que nos queda por ver ahora que se ha hecho amigo inseparable del comunista Iglesias, los independentistas catalanes y vascos, y los herederos ideológicos de Batasuna.

Nuevo curso político que vendrá marcado por las citas electorales, municipales (26 de mayo), que podrían coincidir con las europeas, y las andaluzas, así como por las resoluciones judiciales. No creo que el okupa de la Moncloa acostumbrado ya al Falcón y a los helicópteros vaya a convocarlas, esperará otro verano para poder usar el yate Azor, como hacía el señor X. La corrupción estará en el menú del día todas las semanas hasta la fecha prevista de los comicios. Nueve meses repletos de “minas” judiciales que irán estallando poco a poco, por todos los flancos. La sentencia de los ERES, el caso de corrupción más grande que ha existido en nuestro país con más de 850 millones “distraídos” condicionará sin duda el calendario electoral. Todos apuntan que será dictada sobre febrero del 2019, ¿adelantará entonces a finales de octubre  Susana Díaz las elecciones andaluzas? Todo apunta a que sí, ¿o será para ella la prioridad los andaluces y andaluzas y agotará la legislatura?. Esto será de lo único que se hable en los próximos meses, que los políticos a partir de este mes entran en “modo listas” y su única preocupación es si van a repetir o no en las listas electorales, por lo que mucho me temo que los cientos de proyectos que aún tenemos pendientes en nuestro Jaén queden paralizados hasta el próximo verano, cuando se haya despejado el panorama político.   

 

 

Compartir esta publicación