Reflexiones Jaencianas

Miguel J. Segovia

22 Noviembre 2016

20/11/2016 

El pasado viernes se estrenó en el marco incomparable de los Baños Árabes un documental elaborado y dirigido por la Asociación Círculo Ánimas llamado “Historia de un olvido”, referido al Caso Histórico de Jaén. Fue muy agradable compartir un estupendo rato con gente de Jaén, amantes de Jaén y gente que trabaja siempre de forma desinteresada por el progreso de esta ciudad.

Yo no soy tan negativo como el vídeo pretende hacer ver. Hay muchas cosas por hacer y muchas ya hechas que hay que mantener y conservar. Es para mí muy difícil hablar con objetividad cuando uno ha nacido, se ha criado y vivido en él durante tanto tiempo. Mucho se ha escrito, mucho se ha debatido, mucho se ha propuesto, pero lo cierto es que a día de hoy y en el sentir tanto de los jaeneros como de los que nos visitan, aún queda mucho por hacer. Lo veo sucio y apagado, triste. Y esta preocupación debería de ser unánime en todas las Administraciones.

Se han antepuesto, en numerosas ocasiones, los intereses políticos partidistas a las obligaciones, perdiendo repetidas veces auténticas oportunidades de engrandecerlo y mimarlo. Prefiero ya ni recordar cuántas oportunidades hubo de ubicar en el centro dependencias universitarias, se habría engrandecido esta zona de la ciudad. Es el momento de establecer, entre otras acciones, un verdadero eje turístico Catedral-Baños Árabes-San Juan de Dios, y para ello hay que hacer un esfuerzo titánico en remodelar y acondicionar los alrededores de la Catedral, que están francamente deteriorados. Nunca la Catedral de Jaén podrá ser Patrimonio de la Humanidad con los alrededores que cuenta, de solares vacíos, de coches, de pintadas, de alguna ruina, etc...  

Y saltando al otro lado de la ciudad, en el lado opuesto, un monumental disparate: el parque acuático junto a Valdeastillas, al que tanto me opuse siendo concejal, y al que el tiempo, lamentablemente, nos dio la razón, ya que el deterioro por la dejadez y el vandalismo es más que evidente. Miles de euros dilapidados. Pero como dice el Papa Francisco, lo pasado, pisado, y el presente, de frente.

Y aprovechando la capacidad negociadora y conciliadora del alcalde y sabiendo del amor que también le profesa a esta ciudad, el delegado de Fomento de la Junta de Andalucía, don Rafael Valdivieso, ¿por qué no transformar ese paraje en una zona de recreo para la ciudad tipo Cañada de las Hazadillas?. Están gran parte de las obras ejecutadas: aparcamientos, aseos, estanques sin terminar, agua suficiente, tendidos eléctricos, vallados, accesos, etc. Falta una gran arboleda y vegetación que se podía obtener del vivero municipal, barbacoas, mesas de madera……

Tenemos a la vista un Plan de Empleo que podría utilizarse en parte para este proyecto, y con un poco de dinero de ambas Administraciones y el cariño a Jaén, que ambos lo tienen, tendríamos un “merendero-parque” en la misma ciudad, en el querido Barrio de Valdeastillas, al que se puede ir caminando. Soñando se han sacado muchos proyectos en esta ciudad.  

En Jaén, a 20 de Noviembre del 2016

“Pienso, luego estorbo”

Compartir esta publicación