JAÉN, POR UNA SOCIEDAD MÁS COMPROMETIDA CONSIGO MISMA (I)

JAÉN, POR UNA SOCIEDAD MÁS COMPROMETIDA CONSIGO MISMA (I)

Pedro Molino

12 Enero 2021
JAÉN, POR UNA SOCIEDAD MÁS COMPROMETIDA CONSIGO MISMA (I)

 

1ª PARTE

Conocer los problemas, primer paso para solucionarlos

Esta frase fue el comienzo de un cambio que impulsamos colectivamente en la Escuela Rural de Andalucía a mediados de los años ochenta. Eran otros tiempos en los que aún se creía en las palabras escritas. Ojalá ahora este artículo sirviese para algo más que para conseguir algunos “me gusta” en las redes sociales. 

Sin duda, conocer los problemas es el primer paso para solucionarlos, pero… ¿Conocemos realmente nuestros problemas en Jaén o solo sus lamentables efectos? ¿Necesitamos más diagnósticos o intervenciones quirúrgicas?¿Queremos solucionarlos interviniendo con valentía en sus causas o esperar a que nos los solucionen otros?

Después de vivir sucesivamente en tres provincias andaluzas (Cádiz, Sevilla y Málaga) regresé a mi querido Jaén tras más de dos décadas fuera. Me siento tan andaluz como jiennense y me honra serlo tanto, como me duelen los problemas de mi tierra natal. Vivir es, esencialmente, comprometerse: contigo mismo, con tus propias convicciones personales y sociales, con tu propia realidad familiar y comunitaria.

La provincia de Jaén tiene actualmente una depresión económica (baja su renta per cápita anualmente desde hace una década); padece una depresión social (pierde población y envejece la edad media de sus habitantes, aumentando la emigración de sus jóvenes más preparados hacia lugares con mejores ofertas de empleo —Jaén no es la “España vaciada”, pero sí tiene un evidente “reto demográfico”); y, por último y más grave, corre el riesgo de entrar en una depresión psico-social (porque cada vez cree menos en sí misma y aumenta la desconfianza hacia sus líderes políticos, económicos y sociales, dando por sentado una creencia autolimitante y errónea: “que no hay solución para nuestra provincia”.)

Me duele constatar que, siendo síntomas reales, no abordan las causas de fondo para ponerle remedio. No sobran cuadros de indicadores, sino diagnósticos erróneos e incompletos para no herir sensibilidades. No faltan críticos destructivos sino constructores de nuevas realidades. Por eso buscan culpables más que responsabilidades propias o compartidas. Por un lado, el bienintencionado optimismo irreal no nos sirve, pero el pesimismo excesivo imperante asegura el fracaso por anticipado. No se puede ganar un partido de fútbol o una batalla sin confianza en uno mismo, en tu equipo, sin amor propio ni coraje colectivo.

Cambiar el rumbo: menos quejas y más acción

 ¿Qué hacer ahora para cambiar el rumbo del “barco” provincial en medio de una crisis propia, agravada por la pandemia y por sus graves efectos humanos, sociales y económicos? ¿Qué Jaén dejaremos a nuestros hijos o qué hijos dejaremos a nuestro Jaén?

Cada día me resulta más difícil dar soluciones fáciles a problemas complejos, consejos reduccionistas como quienes presumen de saberlo todo, pero nadie me negará que siempre he buscado propuestas viables para dialogar y experimentarlas juntos en la práctica, a riesgo de equivocarnos. Lo hice en la Educación cuando era maestro y en la cooperación público-privada de la planificación estratégica provincial; lo hago aún en el campo de la formación de familias en la Universidad de Padres online, en el sector editorial y de la cultura, y en el ámbito de asociaciones empresariales-profesionales de nuevo enfoque, como PROA. Todo paso en una buena dirección nos sirve para avanzar.

Permítanme, pues, agradecer a quienes eligen seguir avanzando en la lectura de este artículo y a quienes ya trabajan, desde su empresa o desde su institución, en cualquier ámbito para conseguir una provincia 4C: Consciente, colaborativa, creativa y comprometida en todos los sentidos. Comparto mis sugerencias para lograr tal fin: 

PROPUESTAS A NIVEL DE URGENCIA

1. Abordar todas las posibles y diferentes causas del desempleo para atajarlas en sus raíces. Más que seguir quejándonos de las altas tasas de paro (que volverán a ser las más altas de España tras la recogida de la aceituna), debemos frenarlo, dando respuestas urgentes a varios niveles:

a. Ayudas a las PYMEs en crisis para que reorienten su productividad y su comercialización a la calidad y al éxito con asesores empresariales experimentados, como la mejor forma de mantener empleos.

b. Incentivar y facilitar la captación de inversores que creen nuevas empresas en nuestra provincia, con ventanilla única y agilidad de trámites. Programa, entre otros, dirigido a los hijos de emigrantes jiennenses que prosperaron como empresarios en Cataluña, Madrid, Navarra o País Vasco, y que aún mantienen algún vínculo emocional o económico con nuestra tierra.

c. Formar a los jóvenes para fomentar el autoempleo y, al mismo tiempo, tutorizar a emprendedores con mentores empresariales y profesionales para que consoliden sus proyectos en auténticos “viveros de empresas”. Ningún joven debería abandonar su formación antes de los 21 años. La educación de calidad es la clave de los verdaderos cambios.

2. Protección COVID. Los fondos (de procedencia europea, del gobierno de España o de la Junta de Andalucía) son imprescindibles para proteger la caída de actividad de muchas empresas, pero serían ineficaces si no se emplean para proteger el empleo (ERTEs) y, al mismo tiempo, para reorientar los modelos de negocio con un nuevo enfoque, adaptado a la sociedad post-pandemia, dado que agravarían los déficits públicos si no vuelven a generar beneficios y crecimiento real.

3. No dar por perdida la ITI (Inversión Territorial Integrada) sin analizar cómo, por qué y quién hizo dejación del proceso administrativo y sin determinar las consiguientes responsabilidades políticas concretas. Alguien debe explicar bien en qué consistía este “modelo de gestión de co-gobernanza”, que no contaba con fondos propios del gobierno andaluz o estatal, sino que se trataba de hacer confluir diferentes fondos europeos de distintos marcos (FEDER, FEADER y FSE) adelantando un dinero “prestado” por las administraciones hasta que se pudiesen recibir de Europa. Ahora, sin proyectos ultimados, sin una coordinación eficiente de esa co-gobernanza, poco se puede hacer cuando se ha sobrepasado el marco temporal 2014-2020, aunque cabe esperar que se amplíen plazos para disponer de los remanentes o que se soliciten los fondos del nuevo marco temporal (2021-27). Por otro lado, hay quienes opinan que sería mejor que la nueva oficina de proyectos europeos de la Diputación se enfoque a los fondos Next Generation que vienen cargados de dinero que se perderá si no se solicitan proyectos reales y concretos para usarlo.

4. Desarrollar técnicamente los proyectos para conseguir fondos Next Generation de la UE para la recuperación y transformación digital tras la crisis Covid. El reto más importante al que debe enfrentarse en esto momento la provincia de Jaén solo parece abordable con una triple alianza instituciones-universidad-empresas para la creación de equipos de pocos miembros pero expertos y competentes para implementar proyectos innovadores concretos en sus materias. Proyectos que puedan aspirar con éxito a estos fondos si tienen ese enfoque de Economía del Conocimiento, Sostenibilidad y de Transformación Digital. Hablamos de temas como: generación, almacenamiento y distribución de nuevas energías alternativas, diseño de nuevas empresas derivadas de la conectividad 5G, aplicación de inteligencia artificial o big data e internet de las cosas, robótica, bioingeniería, uso de drones en sectores productivos tradicionales, software aplicado a nuevos servicios, tecno-agricultura, impresión 3D, creatividad general y producción de contenidos culturales mass-media, apoyo a la investigación e innovación aplicada, etc. La UJA tiene en esto una gran responsabilidad, pero no solo ella.

5. Exigir infraestructuras eficientes por ferrocarril, autovía e Internet para favorecer la implantación de empresas, la llegada de turismo y la fijación de población fácilmente conectada a cualquier entorno urbano o productivo para desplazamientos accesibles o para teletrabajo.

(Continuará)

Foto: El autor defiende la exigencia de infraestructuras eficientes por ferrocarril, autovía e Internet, para favorecer l,a implantación de empresas, la llegada del turismo y la fijación de población fácilmente conectada a cualquier entorno urbano o productivo para desplazamientos accesibles o para teletrabajo.

 

 

 

Compartir esta publicación