Diez reglas de oro para triunfar en sociedad

Diez reglas de oro para triunfar en sociedad

Mercedes Ruiz

22 Noviembre 2016
Diez reglas de oro para triunfar en sociedad

Probablemente diez reglas parezcan insuficientes, pero es un interesante punto de partida que nos va a permitir descubrir los secretos de la etiqueta social y el manual de buenos modales.

Con frecuencia asistimos a diferentes eventos a los que somos invitados,  ya sean de tipo familiar, personal, laboral o social y todos tienen algo en común: aplicamos casi sin darnos cuenta estas sencillas reglas, sólo hacerlo bien nos permitirá triunfar en sociedad.

Como dijo Thomas Carlyle: "La educación y la cortesía abren todas las puertas"

El saludo:

Es el principal gesto de cortesía que debe hacerse a todo el mundo, independientemente del grado de cercanía que se tenga. Precisamente el tipo de relación que nos una a esa persona será el que determine el tipo de saludo.

La presentación:

Ya sea social o laboralmente, es preciso hacer presentaciones entre personas que no se conocen. Hacerlo de la forma correcta puede ser el mejor inicio para entablar una conversación.

La conversación:

Posiblemente el eje principal en las relaciones sociales, personales o laborales. Saber de qué hablar y cómo iniciar y mantener una conversación de forma interesante, es un secreto al alcance de todos.

Escuchar:

Si importante es saber hablar, mucho más es saber escuchar. Permanecer atento a lo que nos dice nuestro interlocutor sin interrumpirlo nos dará información para continuar la conversación.

Puntualidad:

Dicen que es la “cortesía de los reyes”. Ser impuntual significa hacer esperar a otras personas y hacerles perder un tiempo que no nos pertenece.

Respeto:

Cada uno de nosotros tiene unas ideas, creencias, gustos y desde pequeños debemos aprender a respetarlas aunque no las compartamos. El respeto también es tratar a las personas acorde a su cargo, edad o jerarquía.

Cordialidad y amabilidad:

Moderar el tono de voz y hacer uso correcto del lenguaje, utilizar las dos palabras mágicas por excelencia “por favor” y “gracias”, pedir disculpas…todo esto no cuesta nada y sin embargo ayuda a mejorar nuestra convivencia.

La despedida:

Tan importante como el saludo inicial es saber despedirse de forma educada y cordial, de esa forma dejaremos un buen recuerdo.

Urbanidad y civismo:

Aunque parece un término arcaico y caído en el olvido, deberíamos recuperarlo. No tirar papeles y colillas al suelo, respetar el mobiliario urbano, ceder el paso y el asiento, dar los buenos días, sujetar una puerta, etc. son reglas de comportamiento que deberíamos inculcar a nuestros hijos, principalmente en casa, para favorecer una convivencia ciudadana.

Vestuario:

La imagen que proyectamos a los demás es nuestra mejor tarjeta de presentación. Cambiar una mala impresión es bastante difícil, por eso debemos cuidarla. Saber elegir vestuario adecuado en función del lugar a donde vamos no es tan complicado: sólo hay que aplicar unas sencillas reglas de protocolo.

(12 de septiembre de 2016)

 

Compartir esta publicación