Algo se mueve en la educación

Inmaculada Herrador Lindes

28 Enero 2017
Algo se mueve en la educación

 

Hace unos días se daban cita, en el antiguo Hospital San Juan de Dios, más de 100 docentes innovadores de toda España (de Málaga, Sevilla, Almería, Granada, Córdoba, Jerez, Madrid, Cáceres, Murcia... y, sobre todo, de Jaén) para hablar de la Educación del siglo XXI. Jaén capital ha sido sede de un “OPEN” o, lo que es lo mismo, de una cita preparatoria para el Encuentro Andaluz de Blogs Educativos (EABE), que se celebrará en Almería en primavera y al que se prevé que asistan más de 300 docentes, sobre todo andaluces. Llama la atención que estos docentes sacrifiquen fines de semana de su tiempo y se costeen de su bolsillo el viaje y la estancia sin otro objetivo que trabajar para mejorar el sistema educativo.

Los EABE nacieron en 2009 como encuentros de blogueros apasionados por la educación y se han convertido en espacios educativos abiertos a toda la comunidad y lugar de encuentro y referencia para las profesoras y los profesores innovadores. En el OPEN de Jaén se buscó poner en común qué necesitan los docentes para seguir creciendo en su profesión y mejorar el sistema educativo y qué les funciona a cada uno en sus aulas para darlo a conocer al resto y enriquecer su labor. Y es que la mayor parte de los que allí se dieron cita emplean metodologías activas de aprendizaje (basado en proyectos, flipped classroom, aprendizaje cooperativo, gamificación, etc.), que se alejan de los métodos tradicionales de enseñanza, con los que la mayor parte de nosotros aprendimos pero que con los niños, niñas y adolescentes de hoy parecen no funcionar como lo hicieron con nosotros.

A veces ponemos la vista en Finlandia, Corea del Sur, Japón… pero cerca, muy cerca, en Jaén tenemos profesionales de la docencia innovadores, a los que les apasiona su profesión, que creen que el alumno debe ser el protagonista de su propio aprendizaje, que se alejan de metodologías “bulímicas” que se limitan a dar contenidos que el alumnado debe reproducir en interminables exámenes, maestras y maestros que ilusionan a los niños y niñas y a sus familias, que siembran en ellos el gusto por la escritura y la lectura (sin cartillas y sin cronómetros), que alimentan su sentido crítico, sus ganas de investigar y descubrir y que tienen otra mirada hacia la infancia.

Pero realmente esto no es nuevo, Sócrates ya les transmitía a sus discípulos aquello de “yo no puedo enseñaros nada, sólo puedo ayudaros a buscar el conocimiento dentro de vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría” o Plutarco, en el siglo I, sostenía que “el cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender”.

Un grupo importante de estas y estos profesionales jiennenses de todos los niveles educativos (infantil, primaria, secundaria, universidad y enseñanzas especiales) se unieron hace ahora algo más de un año para trabajar por esta “otra educación” en un proyecto común “HILOS PARA EDUCAR”, que es el que ha llevado la organización del OPEN y ha sido capaz de aglutinar a estos más de 100 profesionales de la enseñanza, a los que cientos les han seguido desde muchos otros lugares del mundo, a través de las redes sociales.

Creo que la principal conclusión que se puede extraer del encuentro es que algo se mueve en la educación, que hay voluntad de cambio y de contagiar el amor y la pasión por una profesión maravillosa, la de docente, que a veces no se valora y reconoce lo suficiente. La educación lo es todo, es la que puede hacer grande a un territorio.

 

Compartir esta publicación