MEDIO SIGLO DE IDILIO CON LA RADIO

ACOTACIONES

MEDIO SIGLO DE IDILIO CON LA RADIO

(Crónica a vuelapluma de una larga relación con la radio de Jaén)

Hoy, 13 de febrero, que se conmemora el día de la radio, me ha dado por darle vueltas a mi idilio con este medio que alcanza ya, en este 2020, nada menos que medio siglo de vida. Mis comienzos fueron en Úbeda, era yo entonces insultantemente joven, inicié mi acercamiento a la radio y la dirección de Radio Popular, que entonces llevaba funcionando pocos años, se atrevió a ofrecerme un programa diario dedicado a la monumental ciudad, “Úbeda, ayer y hoy”, que estuvo mucho tiempo en antena y me produjo una satisfacción extraordinaria. Me lo ha recordado alguna vez el célebre escritor Antonio Muñoz Molina, que además me hizo sonrojar el día que me confesó que yo, en mi modestia, conseguí que él, igualmente muy joven entonces, se enamorara del periodismo. Conocí muy bien a la sociedad ubetense y a todos sus estamentos y fue el inicio de una trayectoria imparable. Al incorporarme a la Redacción de Ideal en Jaén, esto era en el año 1973, nuevamente Radio Popular, por medio de su director, Francisco Martínez Pérez y su redactor jefe y jefe de programas, Juan Antonio Ibáñez, nos brindaron, a mi compañero Ignacio Quesada Menduiña y a mí, la posibilidad de dirigir dos informativos de la emisora, que se iniciaron hacia finales de 1973 y duraron bastante tiempo. Conservo un gratísimo recuerdo de ambos espacios.

El informativo matinal, “Popular Informativo” se iniciaba a las ocho de la mañana, porque entonces no había cadenas y se hacía una radio eminentemente local, hoy ya tan escasa. Duraba una hora y una de sus singularidades consistía en conectar cada mañana con los corresponsales en distintas poblaciones de la provincia, en especial las cabeceras de comarca. Con los medios de entonces, un teléfono y el trabajo ímprobo de los entonces técnicos de la casa, José María Navarro, Ángel Sánchez o Amador Martos, entre otros, conseguíamos cada mañana el milagro de contar lo que pasaba en nuestra tierra.

Quiero señalar para el que no lo sepa, que entonces funcionaba la censura previa, lo normal y exigido en ese momento era que los guiones había que pasarlos por la Delegación de Información y Turismo, pero una buena relación con el delegado, un hombre afable y buena persona, como era Rafael Martínez de los Reyes y con el entonces gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, Pascual Calderón Ostos y del subjefe provincial, el cordobés Manuel Jareño López, supuso que nos hicieran la vista gorda, que aprovechamos mi compañero Ignacio Quesada y yo para empezar a hacer la transición en Jaén desde el punto de vista radiofónico y esto me lleva a la afirmación categórica, absolutamente contrastada, de que Radio Popular fue la emisora jienense que hizo la transición abriendo sus micrófonos a todo el mundo, a los partidos no legalizados que se escondían en colegios profesionales y colectivos diversos, al incipiente Colegio Universitario donde se movían las primeras inquietudes políticas, en fin, vive mucha gente de aquella época y si lo desean pueden dar su testimonio. Esto fue posible, por supuesto, gracias a la confianza y complicidad sobre todo de Juan Antonio Ibáñez, en cuyo haber profesional y en su talante abierto quiero poner el acento de estas conquistas informativas.

No quiero dejar pasar la oportunidad para el recuerdo de algunos de los colaboradores y lamento no poder hacerlo con todos porque sería imposible. José Luis Reca y Francisco Calzado, en Andújar; Edilberto Yegles, en La Carolina; Manuel Contreras, en Martos-Torredonjimeno; Miguel Salas Caballero, en Cazorla; Silvestre Cabrerizo, en Linares; José Luis Quero, en Mancha Real; Federico Adam Hortelano, en Úbeda…

Muchas veces recuerdo aquellas mañanas de Radio Popular cuando yo llegaba, incluso en algún tiempo vestido de militar, porque hice la mili en el Gobierno Militar de la plaza, cerca del entonces gobernador militar Enrique León Gallo, hombre ejemplar donde los haya, al que agradezco las facilidades que me ofrecía para no abandonar mi actividad profesional. La llegada a primera hora a la emisora nunca la olvidaré porque estaba en antena el “Alegre despertar” de Juanita Pastor, que era un canto a la alegría y a empezar bien la jornada, me subía la moral todas las mañanas bien tempranito. El informativo duraba una hora, currada, en directo, con los protagonistas, una radio viva para los tiempos que corrían. Inolvidable.

A la noche volvíamos los mismos profesionales a contar la crónica del día, ya de manera más pausada, pero igualmente con todos los registros de la jornada, los protagonistas y las previsiones del día siguiente. En igual plano, en libertad, aun sabiendo que de alguna manera nos la estábamos jugando. Hubo muy pocos conflictos por las razones antes aludidas, en algún caso el director de la emisora nos aconsejaba, pero éramos conscientes del tiempo histórico y la verdad es que salió bien.

Igualmente durante algunos años mantuve en la misma Radio Popular, la emisora con la que más he colaborado, con mucha distancia, otro programa del que guardo un gratísimo recuerdo. Era el “Buenos días, señor alcalde”, un comentario de cinco minutos, a las nueve de la mañana, recogiendo la actualidad de la capital, donde había sitio para el aplauso y la crítica, igualmente dejando espacio a los aires de libertad. Todavía, a pesar del tiempo transcurrido, hay gente que me recuerda aquel miniprograma emblemático de las ondas populares que inicié antes de la llegada de la democracia, con alcaldes como Ramón Calatayud y Antonio Herrera, y que después se mantuvo siendo regidor Emilio Arroyo.

Recuerdo en este momento a personas de la emisora, en aquel tiempo, no nombradas hasta ahora, como el inolvidable Fernando García Camazón, un todoterreno, pero sobre todo un cronista deportivo de lo mejor que ha tenido Jaén. Tenía una manera muy particular de narrar los partidos de fútbol, en los que llamaba a los jugadores por su nombre y dos apellidos, pero era buenísimo en su trabajo. Me acuerdo de José María Navarro, de Ángel Sánchez. de Mati, de Felipe Cobo Campos, de Manuel Dégano, y, cómo no, mi buen amigo el padre Lorenzo Ortiz. Me llevé de allí muchos recuerdos, todos muy gratos.

Esto sucedía en la emisora de la calle Obispo González. En la de la Avenida de Madrid ya hice menos tareas y de la que más me acuerdo ahora es la intervención en “La Coctelera” en el informativo que entonces dirigía Javier Fuentes, uno de los mejores periodistas de la cosecha del 80, creo recordar, y comentábamos la actualidad de Jaén sin dejar, como suele decirse, títere con cabeza. Otra agradable experiencia por el programa y por la compañía.

En los ochenta, ya mediados, recalé en Radio Jaén, donde había hecho colaboraciones aisladas, pero su director, mi buen amigo, siempre recordado, Lorenzo Molina Gallego, me encargó un informativo de noche, casi rozando la madrugada, “Ocurrió hoy” se llamaba este programa, en el que llevaba en directo a protagonistas y tenían presencia de alguna manera todos los temas importantes del día. Disfrutaba de lo lindo cada noche. Terminaba mi labor en la Redacción de Ideal y me marchaba rápido a Obispo Aguilar a hacer mi trabajo. Como a esa hora solamente estaban los técnicos a quienes correspondiera la guardia, en varias ocasiones tuve el privilegio de intervenir en los informativos de cadena SER a nivel nacional y, especialmente, en los espacios deportivos de José María García, cada vez que surgía algún hecho destacado en nuestro Real Jaén, donde eran los tiempos de Manolo Ruiz Sosa y compañía. Quiero recordar a algunos compañeros que me alentaron en esa aventura, como lo fueron Manolo Cruz, Ángel del Arco, Indalecio Morales, Antonio Oliver y algunos más que harían interminable la lista y seguramente sentiría dejarme a alguien. Pero les agradezco a todos, con la distancia de los años, su apoyo y colaboración. 

Durante muchos años, asimismo, tuve un comentario diario para la emisora decana Radio Linares. Se trataba de una visión general sobre la actualidad de la provincia. Cuando viajaba a muchos pueblos, sobre todo por el Condado y zonas cercanas, me conocían por la voz al haberme escuchado a través de la emisora linarense. Mi relación era fabulosa con todas las personas de la casa, especialmente, quiero subrayarlo, con el director Federico Algarra, con los inolvidables Emilio Gijón y Félix Martínez, y con un hombre extraordinario de la casa, siempre al pie del cañón, Manolo Chinchilla. Y muchos más.

También un tiempo, varios años, intervine en una tertulia semanal para toda Andalucía, en Radio Nacional de España, a propuesta de mi siempre querido y recordado amigo y compañero Fernando Arévalo, con el que tantas aventuras compartí, pero especialmente, hostal y Redacción, porque él fue también colaborador de Ideal, muy destacado, y aunque lo era deportivo en un principio, le invité a que llegara a otros campos, de ahí sus secciones de opinión, como “Vértigo”, que tanto llegó a inquietar a los políticos locales de aquel tiempo. Cuánto sentí su ausencia, qué pronto se nos fue Fernando…

En distintos momentos, claro es, por mis responsabilidades profesionales, he pasado por las distintas emisoras de la provincia, en especial las de Jaén. Es más, en mi etapa en la presidencia de la Asociación de la Prensa tuve la iniciativa, varios años, de promover programas en conexión de todas las emisoras jienenses, que fue una agradable experiencia, aprovechada para destacar aspectos sobresalientes sobre Jaén y entonces, sí, efectivamente pionera. Hoy se han vuelto a reunir en conexión la totalidad de las emisoras del territorio, por cierto con un programa muy bueno con el que he disfrutado, pero no ha sido un hecho histórico como erróneamente se ha comentado, esta experiencia ya se repitió varias veces, la primera hace alrededor de 25 años, en la década de los 90 del pasado siglo, aunque no era en el Día de la Radio, sino con motivo de la fiesta del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales, el 24 de enero, pero todas las emisoras estaban unidas y el mensaje era único para toda la provincia, como ahora ha ocurrido.

Todo esto que estoy recordando sobre la marcha, no he buscado documentación alguna y seguro que me dejo cosas en el tintero, lo escribo hoy como un homenaje personal al medio radio. He sido muy feliz en el mundo de la prensa, he conseguido más de lo que pensaba, me he realizado totalmente, y no me he arrepentido del natural desarrollo de los acontecimientos. Pero era tan fuerte mi relación, eso que decía al principio, mi idilio con la radio, que en ocasiones he sentido nostalgia, supongo que será fácil de entender. Por eso soy un oyente empedernido, que me levanto y me acuesto con la radio y que es mi compañera inseparable.

En los últimos tiempos sigo manteniendo colaboraciones frecuentes en el medio radio. Durante un periodo ha sido en Radio Jaén, de la Cadena SER, dentro de la sección “La Colmena” y ahora me siento muy feliz de realizar un comentario de actualidad semanal para la emisora Onda Cero Jaén, que me encanta porque me da la oportunidad de seguir conectado a la radio y porque este dial al que me refiero, su director, Florencio Torres, y su excelente equipo de profesionales, están muy comprometidos con esta tierra y lo demuestran cada día, como cualquiera habrá podido comprobar.

Por último envío un fraternal abrazo al muy querido compañero Indalecio Morales Pérez, uno de los grandes profesionales de de Radio Jaén durante muchos años, y autor de la única historia de la radio jienense que se ha publicado, una estupenda obra que fue editada por la Universidad de Jaén.

Muchas gracias a la Radio, muchas gracias sobre todo a la RADIO QUE SE HACE EN JAÉN.

Imagen: Medio siglo separan a estas dos fotografías, el inicio de mi trabajo en la Radio jienense y hoy, con la opiniòn semanal en la emisora Onda Cero Jaén.

 

Antonio Garrido
13 Febrero 2020
( 0 ) Comentarios

Compartir esta publicación

Dejar un comentario