CRÓNICA DEL DÍA: SOLO FALTABA QUE NO BAJARA EL PARO EN DICIEMBRE

ACOTACIONES

CRÓNICA DEL DÍA: SOLO FALTABA QUE NO BAJARA EL PARO EN DICIEMBRE

Sin triunfalismos, porque estamos en la recogida de la aceituna y ya vendrán datos peores para despertarnos del sueño, pero es enorme la sensación de agrado al ver que esta vez Jaén lidera la bajada del paro registrado en Andalucía y en España, con un descenso del 16,84%  (8.267 personas) y nos ponemos en 41.420 desempleados, que nos sigue pareciendo una cifra muy alta, pero que supone un gran respiro ante los anteriores registros, donde en los últimos años, en lo peor de la crisis, la situación era verdaderamente insostenible. Hay otro dato igualmente tranquilizador, dentro de lo que cabe, y es que el comportamiento en el último año 2018, también ha concedido algunas satisfacciones, en el cómputo anual hemos mejorado algo, aunque hay un dato que sí es preocupante, es fácil advertir que el paro se ceba principalmente con las mujeres, cuya discriminación en el mercado de trabajo, y ahora en las tareas de recogida de la aceituna, es sangrante, porque la excluye de las escasas posibilidades de optar a un jornal.

Dicho esto hay que tener los pies en suelo firme porque los mismos datos estadísticos y el análisis de la realidad, indican que el comportamiento de la provincia se basa en la estacionalidad, que estamos en el mejor momento del año, aunque también figuramos a la cabeza de la precariedad en el empleo, somos la provincia con menos contratación indefinida y cuando pase la campaña tanto de recogida como del comercio y la hostelería, ya que ha sido el sector servicios el que ha ayudado a la agricultura a tirar del carro del empleo, el panorama mucho nos tememos que volverá a ser el de hace pocos meses, más de lo mismo.

Hay algo que sí queremos rebatir con contundencia y son las informaciones que se están difundiendo a través de determinados medios ajenos a los habituales, con una gran carga de manipulación, que vienen a decir que los parados jienenses no quieren trabajar en la campaña de la aceituna, cuando están deseando que llegue cada año la gran oportunidad. Puede haber determinados casos, lo mismo que existen algunos empresarios sin escrúpulos que tratan de contar con trabajadores inmigrantes para aprovecharse de ellos al pagarles por debajo del jornal de referencia, pero generalizarlo con el pretexto de criticar las ayudas a los trabajadores agrícolas y poner en tela de juicio una actividad que en estos meses es la mejor noticia para la provincia, es miserable. Los que difunden con tan mala fe hechos que no son ciertos sabrán los motivos que le llevan a dar esta penosa imagen que hace que los desinformados se hagan a la idea de que esta es una provincia de vividores. Baste decir, por otro lado, que este año el contingente de inmigrantes no es tan significativo, como lo demuestra el hecho de que los albergues de temporeros se encuentran a la mitad de su capacidad poco más o menos. De todas maneras solo faltaría que en las circunstancias de la provincia de Jaén no bajara el paro por lo menos en el mes de diciembre, sería digno de estudio.

También crecen las afiliaciones a la Seguridad Social, casi un 16% y se coloca en 267.415 afiliados. No es para tirar cohetes, cierto, pero todo lo que sea mejorar es una alegría de las muchas que necesita esta provincia. Esta vez nos la proporciona nuestro olivar, y también todos estos datos nos envían una señal de aviso para que se siga viendo la necesidad de buscar alternativas a nuestra riqueza olivarera, que por muchos motivos puede seguir siendo el gran sostén de la economía, pero no debemos jugar todas las cartas a favor de nuestro monocultivo. Hay mucho que hacer en otros sectores, sobre todo seguir fortaleciendo el tejido empresarial que necesita mucho apoyo.

Tampoco podemos hacernos excesivas ilusiones en que hay una situación cambiante, porque hay que seguir analizando los comportamientos en las próximas oportunidades, pero sí hay que dejar constancia al menos de que el último año ha sido algo mejor que los anteriores, aunque la cifra de parados nos produce una sensación de vértigo, porque todavía los porcentajes son muy altos y hay que seguir bajando hasta que prácticamente nos resulte inapreciable. Esa es la tarea a realizar por todos los que tienen responsabilidades, desde las administraciones, empresarios y agentes sociales y económicos en primer lugar.

De entrada nos encontramos con un panorama poco favorecedor, porque las administraciones no invierten o lo hacen de manera muy escasa, los grandes proyectos se encuentran paralizados por falta de medios, ya me dirán qué se puede hacer ante esta foto fija de Jaén. Los políticos y los responsables sociales suelen ser repetitivos en sus valoraciones y ante lo que ha venido sucedido reiteradamente en Jaén, lo raro es que no hayan surgido estallidos sociales, porque aquí se da el caso de que nadie parece concernido como para salirse del guion y provocar una expresión de alerta.

Por esto, y ahora más que hay motivos algo esperanzadores para ello, es el momento de zarandear a los poderes públicos, desde el Gobierno de Sánchez para abajo, al gobierno autónomo que se va a constituir, en fin a quienes han sido insensibles e incapaces para sacarnos de este abismo. Lo decimos en nombre de esos 41.420 parados que hoy están registrados en las listas y de muchas familias que, contra los pronósticos de mayor optimismo, lo siguen pasando mal, porque han llegado muy pocos brotes verdes tras la angustiosa crisis que vino a Jaén para quedarse.

 

 

 

Antonio Garrido
3 Enero 2019
( 0 ) Comentarios

Compartir esta publicación

Dejar un comentario